Saltar al contenido

¿Qué es el sindrome del colon o intestino irritable?

El síndrome del colon irritable se ha convertido en una dolencia muy extendida que afecta a un 15 % de los adultos en algún momento de su vida. Para combatir sus efectos y para que logres evitar sus consecuencias, hemos recopilado toda la información al respecto en este artículo.

colon irritable

El síndrome del intestino irritable es una trastorno del aparato digestivo que puede cronificarse si no se le presta la atención debida a sus síntomas. Lo recomendable es que en cuanto notes alguna alteración en tu ritmo de deposiciones no dudes en acudir al especialista para que analice qué está sucediendo. Como comprobarás en el siguiente apartado, sus síntomas son fácilmente reconocibles.

 

Sintomas del colon irritable

Los síntomas del colon irritable más destacados son los siguientes:

  • Dolor abdominal. Suele localizarse en la zona del ombligo. Comienza en cuanto te pones a comer y vas notando que aumenta a lo largo de la comida. Se alivia cuando vas al baño.
  • Hinchazón. La antedicha zona se presenta hinchada sin motivo aparente. Dependiendo de la postura, puede llegar a dolerte de forma considerable.

El diagnóstico se llevará a cabo teniendo en cuenta los siguientes aspectos:

  • Debes haber tenido molestias durante los 6 meses antes de ir al médico.
  • En los últimos 3 meses has sentido dolor abdominal durante la defecación o bien estreñimiento. Igualmente, tus deposiciones no son las habituales y presentan formas distintas.
  • Has experimentado los siguientes síntomas: mucosidad en las heces, incontinencia, vómitos, saciedad repentina al comer, flatulencias y alteraciones de tu estado de ánimo (depresión, ansiedad).

En los casos arriba expuestos debes acudir al médico para que te haga la analítica de sangre y de heces correspondiente. La colonoscopia sigue siendo una prueba decisiva para mantener tu salud digestiva totalmente controlada.

Sin embargo, si presentas estos síntomas:

  • Fiebre y vómitos.
  • Cambio repentino en tu salud digestiva (de la diarrea al estreñimiento y viceversa).
  • Diarrea continua durante días.
  • Sangre en las heces.
  • Dolor abdominal de elevada intensidad.
  • Antecedentes familiares con cáncer de colon.

Debes acudir, inmediatamente, al especialista para que evalúe tu caso de manera exhaustiva.

Tratamiento del colon irritable

Aunque no existe ningún tratamiento para el colon irritable, no es menos cierto que un cambio en los hábitos de vida del paciente resulta decisivo para paliar sus síntomas y recuperar la calidad de vida. Los siguientes son algunos de los consejos prácticos más efectivos para lograr la antedicha meta:

  • El especialista descartará, lo antes posible, la presencia de tumores, por lo que el síndrome, aunque molesto, no es de gravedad.
  • Debes olvidarte del consumo de alcohol y de tabaco.
  • Resulta muy útil tomarse un tiempo cada día para ir al baño. En cuanto sientas ganas debes acudir. En caso contrario es positivo acostumbrar al cuerpo a un horario más o menos fijo (dependiendo de las circunstancias).
  • Es muy recomendable hacer algún tipo de ejercicio físico durante 30 minutos al día como mínimo. El movimiento ayuda al aparato digestivo a mejorar su rendimiento convirtiéndose así en una magnífica manera de suavizar los síntomas arriba glosados.
  • El uso de técnicas de relajación, la práctica del yoga y todo lo relacionado con alejar el estrés y la ansiedad de tu vida diaria son actividades imprescindibles. En muchas ocasiones, este síndrome empeora cuando lo que te rodea afecta a tu tranquilidad mental.

El tratamiento con suplementos nutricionales puede ayudar a que el colon recupere su ritmo habitual. Se te aconsejan los siguientes:

  • Leche de arroz. Otro gran complemento que puedes tomar para desayunar o merendar.
  • Probióticos. Aunque se pueden adquirir tal cual y diluirlos en agua, es mucho mejor apostar por los productos totalmente naturales. El kéfir es uno de los mejores remedios posibles. Es fácil de adquirir en cualquier supermercado y calma tanto la distensión abdominal como los gases.
  • Antidepresivos. La ingesta de este tipo de medicamentos puede ayudar a equilibrar el funcionamiento de la mente, pero quizá no sean demasiado apropiados debido a sus excipientes. Una vez más, lo natural es idóneo para lograr aumentar el nivel de triptófano en el organismo. Un plátano al día y una pequeña porción de chocolate negro son idóneos para empezar el día y lograr el antedicho equilibrio.
  • Laxantes y antidiarreicos. Suelen ser de gran ayuda, pero no dejan de hacer el trabajo de tu cuerpo por ti. Para evitarlo no dudes en recurrir a remedios más naturales que eviten una sobre exposición a los químicos poco recomendable.

Dieta para el colón irritable

Los nutricionistas coinciden en que una dieta para el colon irritable debe seguir los siguientes puntos:

  • Hay que reducir la ingesta de alimentos ricos en fibra insoluble. Los productos integrales y los suplementos de fibra son perjudiciales ya que producirán un aumento de las defecaciones, o un estreñimiento mayor, por lo que el resultado no dejará de ser un sensible empeoramiento de tu situación.
  • Aumentar el consumo de alimentos ricos en fibra natural y soluble. Las verduras en ensalada, las manzanas o el dulce de membrillo son idóneos.
  • Reducir, lo máximo posible, el consumo de grasas. Las carnes rojas, los fritos, los productos precocinados y la comida rápida es totalmente desaconsejable. También lo es el consumo de frutas como la naranja y de verduras como las espinacas ya que tienen un efecto laxante.
  • Tomar frutas con un bajo nivel de fructosa. Todas las que lleven hueso, las manzanas, los plátanos, el kiwi, la piña y los frutos rojos, entre otros, son muy adecuadas.
  • Reducir el consumo de zumos, néctares y bebidas carbónicas. El café y el té tampoco son recomendables.
  • Los cítricos, el chocolate, el gluten, los huevos, el alcohol y la cafeína deberían desaparecer de tu dieta de forma progresiva.
  • Peras, manzanas, cebollas, ajo, espárragos, guisantes, lentejas, centeno, cebada y productos lácteos son tu mejor opción para completar tu dieta. No te olvides de las carnes blancas y del pescado, ambos siempre a la plancha, para nutrirte de forma correcta.

Esperamos haberte dado toda la información necesaria para que conozcas en qué consiste el sindrome del colon irritable y cómo puedes sobreponerte a esta dolencia que podrás sobrellevar de una forma más efectiva poniendo en práctica nuestros consejos.

Ademas de saber sobre el colon irritable, quizás te interese información sobre alguno de estos temas de salud.