Saltar al contenido

¿Cual es la mejor dieta para el colon irritable?

En este artículo hablaremos sobre como deber ser una dieta para el colon irritable.

Al ser el colon irritable una enfermedad intestinal la principal forma de paliar sus síntomas incluso llegando a hacerlos casi desaparecer es a través de una cuidadosa elección de los alimentos. Aunque hay mucha sintomatología diferente en los enfermos de colon irritable y cada uno puede reaccionar mejor o peor ante diversos alimentos, si que existen una serie de pautas generales comunes a todos ellos que puedes seguir en caso de sufrir esta enfermedad.

alimentos colon irritable

El alivio del colon irritable pasa por dos aspectos fundamentales, la reducción del estrés y la dieta. Lo primero antes de seguir estos consejos es realizar un chequeo completo y revisar muy bien la posible existencia de intolerancias a algún alimento. Muchas veces el colon irritable se confunde con enfermedades como el celiaquismo, enfermedad celiaca o intolerancia al gluten, la intolerancia a la lactosa, la alegria a frutos secos, o cualquier otra enfermedad del sistema digestivo que tenga como resultado la aparición de gases, flatulencias y diarreas.

 

Tras tener claro estos puntos, una dieta para un enfermo de colon irritable debe seguir una serie de pautas que mostramos a continuación,

  • Intente realizar varias comidas a lo largo del día, no muy copiosas, 4 o 5 estarán bien. Esto ayudará a tu intestino a no estar saturado y tendrás mejores digestiones.
  • Masticar bien los alimentos ayudará a que estos sean mas fácilmente digeridos posteriormente, previniendo la aparición de gases.
  • Beba mucho agua. El agua ayuda a digerir la comida y evitar la irritación del intestino.
  • Reduzca la ingesta de grasas no saludables. Las grasas saturadas son cancerígenas según la OMS (Organización Mundial de la Salud). Come grasas saludables, como aceite de oliva, aguacate, frutos secos. Tenga cuidado con estos últimos si sufre de alguna intolerancia diagnosticada.
  • Elimine el consumo de alimentos basados en harinas refinadas como pasta, bollería, esta última además con grades cantidades de grasas saturadas y azúcar. En su lugar tome pasta integral o arroz integral.
  • No tome estimulantes del sistema nervioso como café, alcohol, bebidas energéticas o cualquier otra sustancia con el mismo efecto. Esto le pondrá en un estado de nerviosismo e irritará sus vellosidades intestinales. Un doble efecto que es justo lo contrario de lo que buscamos.
  • Cocine los alimentos a la plancha o al horno, sin grasas. Las frituras contienen una cantidad ingente de grasa que complicará la digestión irritando su intestino.
  •  Los dulces no ayudan tampoco. El azúcar es otro potente estimulante que puede generar estado de nerviosismo. Reduzca su consumo.
  • Y aunque no esté relacionado con la dieta, haga algo de deporte, 30-40 minutos al día. El deporte genera hormonas relajantes que le ayudarán a reducir su nivel de estrés y ansiedad.
  • Eliminar salsas, sobre todo las picantes. Las salsas están llenas de condimentos que convierten las comidas en pesadas, grasas, azucares. son una fuente de flatulencias. Además ¿del picante ya te habrás olvidado hace años no?

 

Otro tipo de dietas mas específicas para el colon irritable han aparecido hace algunos años. Se trata de las dietas FODMAPS que es un acrónimo de las palabras Fermentable Oligosacáridos Disacáridos Monosacáridos y Polioles. Este tipo de dieta puede ser una alternativa para personas que sufren colon irritable o síndrome de intestino irritable, colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn y otras molestias intestinales. Este tipo de dietas restringen mucho los alimentos que una persona pueden tomar y solo se recomiendan en pacientes crónicos a los que una dieta siguiendo los consejos anteriores no les ha funcionado bien ya que su caso es muy extremo. Estas dietas buscan eliminar todo aquello que puede generar irritación en el intestino, bien por ser sustancias como la cafeína que provocan irritación o polialcoholes que eliminan la flora bacteriana contribuyendo  a entorpecer las digestiones. También se eliminan los productos que puedan fermentar produciendo gases y en general todo tipo de azucares.

Es muy importante que para seguir una dieta de este tipo os pongais en manos de un nutricionista titulado, ya que al ser una dieta muy restrictiva puede dar lugar a graves carencias nutricionales.